Biografía de Dolores Ibárruri “La Pasionaria”

Política española (Gallarta, 1895 – Madrid 1989). Conocida por el sobrenombre de la Pasionaria.

Nacida en el ambiente minero, en 1905 empezó a asistir a los primeros mítines. Tuvo que abandonar sus estudios de magisterio para trabajar en un taller de costura. En 1916 contrajo matrimonio con el minero socialista Julián Ruiz y se trasladó a vivir a Somorrostro. En la biblioteca de la Casa del Pueblo realizó sus primeras lecturas marxistas. En 1919 la Agrupación Socialista de Somorrostro se adhirió al Comité Nacional de Partidarios de la Internacional Comunista. Su carisma y su fuerza personal se impusieron entre sus compañeros de militancia, que la designaron como delegada para el primer congreso del Partido Comunista de España (PCE), celebrado en 1923.

En 1923 nacieron sus tres hijas gemelas, Azucena, Amagoya y Amaya, de las que sólo sobrevivió la última. Anteriormente había tenido dos hijos más, Ester y Rubén, nacidos en 1916 y 1921, respectivamente. Su ascendiente entre las mujeres de los mineros creció mediante su participación en muchas movilizaciones (manifestaciones frente al Gobierno Civil de Bilbao en 1928). Por esta razón el partido le dio responsabilidades sobre el trabajo de las mujeres al más alto nivel, trasladándola a Madrid en 1931, para trabajar en la redacción de Mundo Obrero, el órgano del PCE. En el IV Congreso del PCE, en 1932, fue elegida miembro del Buró Político, máximo órgano de la dirección del partido. Dos años después presidió el primer Congreso de la Organización Nacional de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo en España.

Dolores Ibárruri
Dolores Ibárruri

Tras la revolución de Asturias (octubre de 1934), desplegó una gran actividad de solidaridad con los presos políticos y sus familiares. Elegida diputada por Oviedo en febrero de 1936, se hizo popular en el Congreso por su oratoria apasionada. Al estallar la Guerra Civil, en julio de 1936, se convirtió en la figura emblemática del antifascismo. Sus proclamas más conocidas, “¡No pasarán!” y “Prefiero morir de pie a vivir arrodillada”, se convirtieron en lemas del bando republicano y del movimiento antifascista internacional. En numerosas ocasiones visitó los frentes durante la guerra, participando en multitud de mítines, para levantar la moral de los soldados. Perdida la guerra, se exilió a Moscú y se integró en al dirección de la Internacional Comunista.

Tras la muerte de José Diaz, en 1942, se convirtió en secretaria general del PCE, hasta que en el VI Congreso del partido, en 1960, fue nombrada presidenta, dejando la secretaría en manos de Santiago Carrillo. Ibárruri fue una de las impulsoras de la política de “reconciliación nacional”, propuesta del PCE que pretendía pasar la página histórica de la Guerra Civil para buscar una salida democrática al régimen franquista. Convertida en símbolo de la lucha por la democracia en España, regresó a Madrid en 1977 después de 38 años de exilio. Fue elegida diputada por Asturias ese mismo año. En 1985 recibió un gran homenaje con motivo de su 90 cumpleaños.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar