Biografía de Jean de La Fontaine

Poeta y fabulista francés (Château-Thierry, 1621 – París, 1695).

Perteneció a una familia burguesa de comerciantes que fue ascendiendo hasta ocupar altos cargos institucionales en París. A los diecinueve años decidió consagrarse a su vocación religiosa y en 1641 ingresó en el oratorio de Juilly; sin embargo, dieciocho meses más tarde, su fuerte temperamento le hizo renunciar a la carrera eclesiástica.

Estudió derecho en París, y tras obtener la titulación regresó a su pueblo natal. En 1647 contrajo matrimonio con una joven de dieciséis años, María Héricort, con la que en 1653 tuvo un hijo. La vida alegre y ociosa de La Fontaine hizo que su matrimonio terminara en una separación amistosa. Marchó de nuevo a París para crearse una posición literaria.

Su primera obra publicada fue una adaptación del Eunuco de Terencio, que se editó en 1654 y fue representada dos o tres veces. Pero sus dotes naturales y los consejos de su íntimo amigo Maucroix, que le incitó a la lectura de los clásicos, le llevaron a la poesía.

Recibió la influencia de las ideas y gustos literarios de su tiempo. En sus primeras composiciones es notable la impronta de Voiture y Malherbe, destacados representantes del preciosismo poético francés.

La Fontaine se sustentó gracias a la ayuda de sus sucesivos protectores. Primero fue el poderoso pintor y miniaturista Nicolas Fouquet, quien trabajaba al servicio del rey Luis XIV, y de quien recibió una pensión mensual a cambio de algunos versos; cuando en 1661 Fouquet fue encarcelado, La Fontaine apeló a la clemencia real en su defensa con Elegía a las ninfas de Vaux.

En 1664 encontró una nueva protección de la viuda de Gastón de Orleans. Escribió entonces los primeros volúmenes de Cuentos (1665, 1666, 1671), los seis primeros libros de las Fábulas (1668) y la novela Psyché (1669). En 1672, la muerte de la duquesa de Orleans le dejó en una difícil situación económica, hasta que en 1673 fue amparado por Madame de La Sablière, junto a la que permaneció hasta 1693. De este período son los dos últimos volúmenes de Cuentos (1671-1674) y las Fábulas que constituyen los libros VII-XI (1678-1679). Gracias a la influencia de sus amigos, y en especial la de madame Seblière, fue propuesto para académico en 1683, pero Luis XIV, que no le apreciaba por su vida libertaria y el estilo de sus Cuentos, no dio su consentimiento hasta el año siguiente.

Una de las cuestiones más debatidas por los preceptistas literarios fue el de la originalidad de las fábulas de La Fontaine. No faltaron los que aseguraron que el gran fabulista se limitaba a traducir a Esopo y sus fábulas consistía en la forma y no en su contenido clásico.

La Fontaine relacionó su propio estilo con el modo de escribir de los narradores como Rabelais o los poetas como Marot Voiture. Reconoció su profunda admiración por Horacio, poeta lírico latino, y aspiró no sólo al tono coloquial de sus composiciones sino también a su moral práctica, su amable epicureísmo y su desapego hacia la vida.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar