Biografía de Jean Racine

Dramaturgo francés (La Ferté-Milon, 1639 – París, 1699).

Huérfano de padre y madre, creció en casa de sus abuelos maternos, donde recibió una educación clásica y religiosa. Fue educado por los jansenistas de Port-Royal. En 1658 inició sus estudios de filosofía en el Colegio d’Harcourt de París y se fue alejando de la influencia de sus abuelos. En París empezó a relacionarse con los círculos literarios y compuso algunos poemas, como La ninfa del Sena (1960) y dos tragedias, perdidas en la actualidad, y en 1661 se estableció en Uzès con la intención de seguir su carrera eclesiástica. Sin embargo, a los pocos meses volvió a París, decidido ya a dedicarse a la vocación literaria.

En 1664, Molière estrenó su primera tragedia, La Tebaida, pero su primer éxito lo obtuvo con Alejandro (1665), obra que también estrenó con la compañía de Molière, aunque pronto la entregó a la compañía rival, la del Hotel de Borgoña, con lo que se consumó la ruptura de los dos escritores. También en estos años, Racine entró en abierta disidencia con Port-Royal, atacando ásperamente a los jansenistas en dos cartas muy polémicas.

En 1667 inició el período de sus obras maestras. Con Andrómaca (1667) dio comienzo el gran ciclo de las tragedias de Racine, que duró hasta 1677. Durante este decenio logró la madurez de su arte y construyó su mundo poético. Sus obras siguientes, Bayaceto (1672), Mitrídates (1673) e Ifigenia (1674), le consagraron como escritor, y en 1673 ingresó en la Academia francesa. Durante esta época el enfrentamiento que mantenía con Corneille dividió al público, y Berenice (1670) supuso el triunfo de Racine sobre Corneille.

En Fedra (1677), la última de sus tragedias profanas, Racine parecía renunciar a su pasado literario y volver a los principios de sus primeros maestros en Port-Royal. Durante esos años su vida sentimental fue difícil y tormentosa: mantuvo relaciones con la actriz Duparc, que murió en circunstancias poco claras, y más tarde con la gran actriz Champmeslé, que interpretaba sus tragedias y que acabó abandonándolo.

Contrajo matrimonio en 1677 y sumido en una crisis moral, abandonó el teatro y se reconcilió con sus maestros de Port-Royal. Se dedicó a la historiografía y escribió una Historia de Port-Royal (publicada en 1767). Sus últimas obras fueron las tragedias de tema religioso Ester (1689) y Atalía (1691). El lenguaje poético de Racine se caracteriza por su sencillez, elegancia y unidad de tono. En sus obras dramáticas destaca el gusto por el clasicismo francés; aplicó las reglas del teatro clásico y son los sentimientos y las pasiones el motor de la tragedia en vez de la acción.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar