Biografía de Paolo Uccello

Pintor renacentista italiano (Pratovecchio, 1397 – Florencia, 1475). Su verdadero nombre es Paolo di Dono.

Fue discípulo del geómetra Manetti y en su juventud trabajó en obras de orfebrería junto al escultor, arquitecto y pintor Lorenzo Ghiberti, y también, en 1425, en los mosaicos de la basílica de San Marcos de Venecia. Hacia el mismo año, pintó una Anunciación para una capilla de la iglesia de Santa María Maggiore.

En 1436 le fue encargada para la catedral de Florencia la realización de un retrato ecuestre al fresco de John Hawkwood, condottiero del ejército, el cual llevó a cabo en forma de relieve escultórico, siguiendo la técnica de trompe l’oeil.

"San Jorge y el Dragón" de Paolo Uccello
“San Jorge y el Dragón” de Paolo Uccello

De 1439 a 1440 plasmó episodios de la vida en los monasterios en Historias de santos monjes para San Miniato y, por la misma época, San Jorge y el dragón. Entre 1443 y 1445 realizó diversos cartones para las vidrieras de la catedral de Florencia, y, desde 1445 hasta 1450 pintó las escenas de El sacrificio de Noé, El diluvio y La creación, en el claustro de la iglesia de Santa María Novella de Florencia.

La familia Médicis le encargó una serie de tres obras sobre La batalla de San Romano, como homenaje al capítulo bélico que tuvo por protagonistas a florentinos y sieneses, que llevó a cabo entre 1456 y 1460. En dicha composición, Uccello imitó el estilo de los tapices, utilizando los colores para resaltar los volúmenes y dejando las sombras en un plano liso. Después pintó La caza, y en 1468 una gran obra religiosa, compuesta por seis paneles, titulada Milagro de la hostia profanada, así como varios retratos de perfiles femeninos, próximos a los de Piero del Pollaiolo y Piero della Francesca.

Una de sus máximas inquietudes fue la perfección del dibujo en sus composiciones y la geometría en torno al planteamiento de la perspectiva. A lo largo de su carrera artística, cultivó el género religioso e histórico y el retrato. Se alejó de la línea marcada por los pintores italianos de su época, como Masaccio, Giotto y Miguel Ángel. Paolo Uccello fue poco considerado durante mucho tiempo en los ambientes artísticos pero comenzó a adquirir un especial interés a partir de habérsele reconocido como un precedente del cubismo, por su preocupación del reflejo de las formas geométricas. También le tomaron como modelo muchos proyectistas de marquetería y artistas ornamentistas.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar