Valdés Leal, Juan de

Pintor barroco español (Sevilla, 1622 – 1690).

Pintor que formó parte de la escuela sevillana, pasó su juventud en Córdoba, educándose bajo la tutela de Antonio del Castillo y trabajando para él hasta 1653.

Ya en 1645 pintó un San Andrés y La Virgen de los Plateros. Esa última se encuentra en el Museo Provincial de Bellas Artes de Córdoba. Sus primeras influencias pictóricas se deben al pintor Francisco de Herrera, y se caracterizan por el exotismo en los colores, la luminosidad dramática y sus trazos vigorosos.

Durante su juventud compuso el ciclo de pinturas para las clarisas de Carmona. En 1657 se instaló definitivamente en Sevilla, y cuatro años más tarde ingresó en la Academia de las artes de Sevilla, que había sido fundada por el pintor Murillo, y de la que entre 1664 y 1666 fue presidente.

Durante algunos años, Valdés, pintó en Córdoba y Sevilla, y tras la muerte de Murillo, se convirtió en el pintor más importante de la ciudad hispalense, donde en 1657 pintó una serie de lienzos para el monasterio de San Jerónimo. Paralelamente, entre 1654 y 1658 pintó el retablo de las carmelitas de Córdoba y poco tiempo después San Juan y las Marías y Cristo con la Cruz.

Su pintura, en la etapa sevillana, que ya no dejaría, muestra una suavidad de coloridos lejos del exotismo más arriba mencionado, formas inmateriales y figuras de movimientos agitados. En esta etapa recibió la influencia de los pintores sevillanos y también la de pintores madrileños. Sus obras más logradas en esta etapa son las que aparecieron en los lienzos al trasponer las ideas ascéticas del Discurso de la verdad del escritor Juan de Mañara. Entre ellas: Vanitas (1660), Finis gloriae mundi (1660) y Las postrimerías de la vida, que se caracteriza por sus temas macabros, violencia teatral y la emanación de energía de todas sus figuras.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar