Biografía de Richard Wagner

Compositor alemán (Leipzig, 1813 – Venecia, 1883).

Su padre murió cuando él tenía sólo seis meses, y su padrastro, que era actor y pianista, procuró proporcionarle una buena base cultural, pero al principio su vida de estudiante, en Dresde, primero, y en Leipzig, después fue bastante desordenada, hasta que decidió convertirse en músico, contando más con su intuición que con su dedicación al estudio.

En 1827 estudió filosofía, armonía y contrapunto, y a partir de 1830 compuso sus primeras obras: una obertura que se estrenó en el teatro de Leipzig; unos fragmentos para piano y otros para orquesta; canciones para la obra Fausto, de Goethe; las óperas Las bodas, que no terminó; Las hadas, que se estrenó después de su muerte, y La prohibición de amar. En esta época inició los proyectos para las óperas posteriores, Rienzi, que acabó en 1840, y El buque fantasma (o El holandés errante), que terminó en París en 1841.

Wagner fue nombrado en 1833 director de los coros del teatro de Wurzburgo y director de la orquesta de la ópera de Magdeburgo. En 1836 contrajo matrimonio con la cantante Minna Planer. Emprendieron un viaje para estrenar y para actuar en ciudades alemanas, en Londres y en París, donde, a pesar de las recomendaciones de Myerbeer, no logró introducirse en el ambiente musical.

Fue desterrado a Zurich por haber intervenido en actos republicanos. El rey Luis II de Baviera le dio protección en Munich. Finalmente, el matrimonio se estableció en Suiza, junto al lago Lucerna. Entre 1841 y 1850, para resolver sus problemas económicos, escribió artículos para la Gazette musicale e hizo transcripciones de óperas. A consecuencia del éxito que obtuvo con su ópera Rienzi, fue nombrado director de la orquesta de la corte de Dresde.

Richard Wagner
Richard Wagner

Los estrenos de Tannhäuser (1845) y Lohengrin (1850), que se apartaban del estilo italianizante que había seguido hasta entonces, no tuvieron demasiado reconocimiento por parte del público, pero con el paso del tiempo obtuvieron una gran aceptación, y figuraron en las programaciones de las temporadas de ópera de todo el mundo. Estas obras presentaron como novedad su estructura dividida en escenas, una instrumentación muy elaborada y una melodía muy fluida.

La producción de la época de madurez de Wagner, a partir de 1852, comprende las óperas Sigfrido, Tristán e Isolda, Los maestros cantores de Nuremberg, de carácter satírico, y la tetralogía El anillo de los Nibelungos, que comprende un prólogo y tres partes: El oro del Rin (prólogo), La Valquiria, Sigfrido y El ocaso de los dioses. La Tetralogía se estrenó en el teatro que en 1864 Wagner hizo construir en Bayeruth, bajo el patrocinio del rey Luis II de Baviera, para la representación de sus óperas.

La última obra que acabó, en 1882, empezada mucho antes, fue Parsifal, sobre leyendas medievales. El concepto de presentar un arte total, o sea música, poesía, recitado, danza y escenografía, junto con el leitmotiv, donde cada personaje, idea, objeto o situación está representado por su propia melodía, fueron las grandes novedades que Wagner aportó a la ópera, y que influyeron en músicos contemporáneos y posteriores.

Compuso también obras para piano y para orquesta, pero quedaron muy lejos de conseguir la calidad y la importancia de sus óperas.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar